Envíos GRATIS para pedidos superiores a 45€

Moja tu piel con agua tibia. Toma la esponja e hidratala completamente y frotala entre tus manos para que el jabón que incorpora, se active y comience a generar espuma. Frota suavemente la esponja sobre tu piel, comenzando por áreas más grandes como el torso y las piernas, y luego pasando a áreas más sensibles como el cuello y la cara. Utiliza movimientos circulares suaves para estimular la circulación sanguínea y exfoliar la piel.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

0
    0
    Mis compras
    Tu carrito está vacíoVolver a la tienda