Envíos GRATIS para pedidos superiores a 45€

La duración de una esponja natural de luffa puede variar dependiendo del cuidado y el uso que se le dé. Una esponja de luffa bien cuidada puede durar 3 meses con un uso regular. Sin embargo, es importante tener en cuenta que con el tiempo y el uso continuado, la esponja de luffa tiende a desgastarse y perder su efectividad exfoliante. Para prolongar su vida útil, es recomendable eliminar el exceso de agua y permitir que se seque completamente entre usos. Además, es importante reemplazar la esponja de luffa regularmente para mantener la higiene y evitar la acumulación de bacterias. Si notas que la esponja de luffa se vuelve mohosa, descolorida o comienza a desprenderse, es hora de reemplazarla.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

0
    0
    Mis compras
    Tu carrito está vacíoVolver a la tienda